«Brackets» a partir de los 40… ¿Por qué no?

Una vez llegamos a la edad adulta, vemos más raro el llevar aparatos dentales. Solemos asociar el uso de estos elementos correctivos de la dentadura a edades tempranas, sobre todo en la adolescencia. Pero nunca es tarde para lucir una sonrisa perfecta y los adultos también pueden usar brackets para corregir problemas que nunca se han tratado antes.

Hay cosas que no se han podido corregir con el paso de los años, ni siquiera en la adolescencia, así que no hay motivo para no poder hacerlo durante la edad adulta. La existencia de una mala oclusión puede acarrear problemas en la mandíbula, como dolores de oído y cabeza, además de musculares. Pero también puede provocar una mala mordida, con todos los problemas que conlleva esto.

Además, los dientes torcidos o apiñados pueden estropear una sonrisa que debe iluminar la cara, por lo que se ha de ir con cuidado y mantener sanos los dientes, pero también brillantes y luminosos. La alineación de los dientes es algo muy importante no solo para lucir la mejor sonrisa, sino que se ha de hacer para mantener la salud de nuestros de dientes.

Cuidados específicos para caso particular

También puede suceder que, con la edad, surjan nuevos problemas que no existían antes y que pueden provocar cambios en la posición de los dientes que causen una mala mordida, dolores y otras situaciones incómodas. Con un corrector dental, se puede corregir cualquiera de estas situaciones y ofrecer una mejor posición de las piezas y la eliminación de una fuente de dolor.

Eso sí, tanto en la adolescencia como en la edad adulta hay que tener en cuenta que lo que va a solucionar este problema que tenemos, es el tratamiento que vamos a recibir, no el aparato que utilizaremos durante ese espacio de tiempo.

El profesional ofrecerá al paciente el tratamiento que necesita para mejorar el estado de los dientes, utilizando para ello las herramientas necesarias. Entre ellas están los brackets, pero estos no son la solución, sino una manera para llegar hasta ella. Hay que confiar en el criterio del profesional, que con su experiencia podrá hacer que nuestros dientes luzcan lo más bonitos posible y sobre todo, estén sanos y bien cuidados.

Leave a reply