¿Cómo se produce el desgaste dental y cómo evitarlo?

El esmalte dental es la parte visible del diente y la que le da el aspecto que percibimos. Cada diente sufre durante todos los días un feroz ataque de los distintos ácidos que buscan desgastarlo. Poco a poco, el esmalte pierde parte de su resistencia y comienza a ofrecer un aspecto más débil. En este artículo vamos a mostrar cómo detectar este desgaste del esmalte dental y cómo evitarlo.

El desgaste dental puede deberse a varias causas, aunque entre ellos se encuentra la ingestión de alimentos o bebidas muy ácidas. También puede ser provocado por el bruxismo, es decir, el roce de los dientes entre ellos sin una función práctica. Este roce provoca el desgaste por erosión y es una de las causas de que el esmalte dental resulte dañado.

Otro de sus motivos es la presencia de ácidos estomacales, cuando se produce el vómito. Este puede ser por alguna enfermedad pasajera o por trastornos alimenticios, como la bulimia. Con el vómito continuado se produce también el desgaste del esmalte dental y sus resultados son muy visibles.

En primer lugar, se percibe como se ha perdido el color normal del diente, creando un tono amarillento y haciendo que se pierda el color natural del mismo. Además, se nota como los dientes pierden consistencia y grosor. Esto se ve sobre todo en la parte cercana a la zona de masticación. Esta se ver como si fuera cristal, casi transparente. Este indicio ya es preocupante, así que hay que actuar antes de que esto suceda.

La visita cada seis meses al dentista puede permitir que se detecte con tiempo para evitar que vaya a más. El dentista podrá determinar lo que está sucediendo y sugerir un cambio de hábitos para evitar que se siga produciendo este desgaste. En el caso de que lo provoque un roce entre los dientes, la solución puede ser otra.

Pero lo que está claro es que, sea la causa de sea, es necesario diagnosticarla y tratarla de forma correcta.

Leave a reply