Cómo tratar el flemón, una de las inflamaciones más dolorosas de la boca

Si has tenido la suerte de no sufrir nunca un flemón, como mínimo habrás visto a alguien que sí lo ha hecho. Se trata de una inflamación de las partes blandas de la boca, producido por varias causas que causa un gran dolor y muchas molestias. Se caracteriza por una la inflamación del lado de la boca donde se ha producido, algo que resulta muy visible y que provoca un gran dolor en quien lo sufre.

El origen de un flemón puede estar en varias enfermedades de la boca. Una caries, un golpe mal dado, una inflamación ligera que va a más… Cualquier cosa puede llegar a provocar esta inflamación y causar serios problemas. Ante la presencia de este problema, se ha de acudir inmediatamente al dentista, para que pueda tratarlo de manera correcta y eficaz.

Será la labor del profesional la que permitirá conocer el origen de la inflamación y actuar para evitar daños mayores. Lo primero de todo es reducir la inflamación y evitar la infección de otras partes de la boca. Los antibióticos y antiinflamatorios pueden ser la primera opción para reducir el daño más inmediato, es decir, el que está provocando dolor.

Una vez se ha reducido la inflamación y se puede examinar bien la zona, es cuando el profesional podrá ofrecer su diagnóstico y evaluar el daño. Si este proviene de un diente, podrá determinar si la pieza se puede salvar o si es necesario retirarla. Lo importante, en cualquier caso, es eliminar la fuente del problema y evitar que se repita.

Ante el dolor que provoca el flemón hay que actuar tomando analgésicos, que lo reducirán de manera considerable, pero no hay que esperar para acudir a la consulta del dentista. Este es el que está capacitado para actuar contra la inflamación y solucionar el problema. Hay que huir, como recomendamos siempre, de los remedios caseros que, aunque bienintencionados, pueden resultar más dañinos que el problema que quieren solucionar.

Leave a reply