Cómo usar bien un cepillo dental eléctrico

El cepillo dental eléctrico se ha convertido en una alternativa al cepillado tradicional, ya que permite mejorar la limpieza en los dientes y evitar que queden restos de comida en la boca. Estos cepillos utilizan una tecnología de cepillado oscilante o giratoria, que permite al cabezal limpiar de manera eficiente los dientes, eliminando la capa de bacterias que se queda en los dientes.

Pero aunque se trate de un movimiento automático, el cepillado con estos cepillos no ha de limitarse a pasar el cepillo sin más. Se ha de seguir un procedimiento que imite al cepillado manual, para dejar completamente limpios los dientes.

Aunque la efectividad del cepillado automático es mayor que en el caso de un cepillo manual, se ha de recordar pasar el hilo dental, que ayuda a eliminar los restos de comida que quede entre los dientes.

Para comenzar la limpieza, hay que realizar una limpieza de las piezas delanteras. Se han de realizar movimientos suaves, siguiendo la curvatura de los dientes y dejando que el movimiento de las cerdas limpien bien cada uno de ellos.

Se ha de continuar con el resto de dientes, sin dejar un espacio por cepillar. No es necesario presionar, ya que la acción del cabezal sirve para limpiar bien sin que haya que ejercer presión sobre el esmalte.

La parte superior de cada pieza y la parte posterior también necesitan limpieza, por lo que hay que pasar el cepillo sin olvidar ningún rincón. La eficiencia de este tipo de cepillos permite que se pueda realizar una limpieza completa y perfecta. El uso de la pasta dentífrica es una buena manera de complementar el cepillado y dejar todas las piezas en perfecto estado.

Este tipo de cepillos permiten que la limpieza se haga de manera más profunda y eficiente, aunque requiere que se haga el tiempo suficiente para poder cumplir con su objetivo y dejar los dientes bien limpios y sin riesgo.

Leave a reply