Un correcto cepillado dental ayuda a evitar enfermedades en la boca

Todos nos cepillamos los dientes varias veces al día. Y eso está bien, pero hay que saber hacerlo correctamente para que cada cepillado sea el más adecuado y se pueda obtener el máximo rendimiento en cada ocasión. Se trata de hacerlo no muchas veces, sino de manera correcta cada vez que se hace. Esto quiere decir que de nada sirve que nos cepillemos los dientes muchas veces si no se hace bien.

La frecuencia de cepillado debe de ser de tres a cinco veces al día, después de cada comida. Para hacerlo bien, hay que esperar de diez a treinta minutos después de cada comida para realizar el cepillado. De esta manera se evita que frotemos el ácido contra el esmalte y se potencie su efecto. Al esperar este tiempo, la saliva permite que el ácido pierda su capacidad de abrasión y es más sencillo eliminarlo sin que cree problemas.

Una vez ha pasado este tiempo prudencial, es el momento de comenzar el cepillado. Hay que recordar que la función principal del cepillado es arrastrar los restos de comida fuera de la boca, evitando que las bacterias que viven en ella se alimenten de ellos y provoquen el ácido que ataca al esmalte dental y lo eliminan.

Antes de realizar el cepillado hay que eliminar los restos más grandes con la ayuda del hilo dental. Este arrastra los trozos más grandes fuera del espacio interdental y evita que se alimenten de manera más eficiente, ayudando al cepillo a realizar su función.

Para cepillarse correctamente hay que sujetar el cepillo de manera suave, sin presionar en exceso. Si se presiona demasiado, puede llegar a provocar lesiones en la encía y provocar un ligero sangrado. La presión justa permite limpiar sin necesidad de causar daño pero permitiendo que la zona dental quede perfectamente limpia. En cuanto al tiempo, se ha de cepillar entre dos y tres minutos, alcanzando todos los puntos de la boca y realizando un arrastre de la comida que se adhiere a los dientes.

Además, es conveniente realizar un movimiento horizontal, de derecha a izquierda. La parte trasera de los dientes puede limpiarse haciendo un movimiento vertical de abajo a arriba, para ayudar a arrastrar hacia arriba los restos de alimentos. Con estos consejos, podrás tener siempre unos dientes sanos y limpios, sin problemas de salud.

Leave a reply