¡Cuidado con los dulces y los caramelos! Mejor sin azúcar

Están a punto de llegar los Reyes Magos de Oriente y ya sabemos que entre todas las cosas que nos traen por haber sido buenos hay muchas chuches, chocolates y dulces. Por no hablar de las cabalgatas que se celebran en todas las ciudades y pueblos de la provincia de Castellón. ¡Caramelos por todas partes! Una auténtica fiesta para los más peques y también para los que no lo son todo, así que hay que procurar que ese festín de azúcar no nos pase factura y nos encontremos con sopresas en nuestra próxima visita a los profesionales de Centros Dentalplus.

No te vamos a decir que no disfrutes del botín conseguido estas fiestas. ¡Ni nosotros lo hacemos, porque nos encantan los dulces y los chocolates! Pero sí que vamos a darte algún consejo para que ese disfrute no se convierta en una fuente de alimento para la placa bacteriana y te encuentres con una caries inesperada “gracias” a las chuches y caramelos que has recogido bajo el árbol, dentro de los zapatos o en la cabalgata de Reyes de tu ciudad.

Disfruta de los dulces de Navidad y Reyes, pero no olvides cepillarte los dientes tres veces al día para evitar problemas

La presencia de azúcar en los dientes a causa de los caramelos y dulces que comemos en Navidades provoca que tengamos que tener más cuidado que nunca con nuestra higiene dental. Hemos disfrutado también de polvorones, turrones y muchos otros tipos de comida que no solemos comer en otros momentos. Eso, unido a la cantidad de comidas y cenas que tenemos durante estos días, hace que nuestros dientes estén más expuestos a daños y problemas que en cualquier otro momento. Así que vamos a extremar el cuidado, aunque ya hayan pasado los días con más comidas y cenas.

Los caramelos y chicles, siempre mejor sin azúcar, pero vamos a disfrutar de este tipo de golosinas, es mejor no abusar de ellos. Cuando acabemos de disfrutar de su sabor, lo mejor es lavarse los dientes para eliminar el resto de azúcar que queda en la boca. Si no lo hacemos, aunque no seamos conscientes de ello, las bacterias irán alimentándose de él y generarán ácidos que estropean el esmalte dental.

Si no podemos cepillar los dientes, es conveniente, al menos, enjuagarse la boca con agua. Esto arrastrará también el azúcar fuera de la boca y evitará que se quede para servir de alimento a las bacterias. Pero eso sí, al volver a casa, no hay que olvidar realizar un buen cepillado, aunque no sea la hora habitual. Es mejor dejar los dientes bien limpios y libres de azúcar que dejar que las bacterias puedan estropearlos. No lo olvides, disfruta con moderación de esos caramelos, chuches y carbón de azúcar, pero siempre… ¡limpia bien tus dientes!

Leave a reply