Las comidas de Navidad y cómo limpiarse los dientes

Hay épocas del año donde parece que estemos más tiempo fuera de casa. La época navideña parece ser una de estas épocas en la que estamos siempre de comidas o cenas, bien sea con amigos y compañeros de trabajo como en las largas y abundantes celebraciones familiares. Son días de risas, de diversión, de comer y de beber. Y muchas veces, no contamos con un cepillo de dientes que nos ayude tras la comida.

Está claro que si un día no podemos lavarnos bien los dientes, no pasa nada. Nuestras piezas dentales no van a sufrir tanto como para tener problemas serios por un cepillado menos, pero siempre está bien que mantengamos, en la medida de lo posible, una mínima higiene que nos permita eliminar restos de comida y evitar otros inconvenientes como el mal aliento.

Lo ideal es llevar un pequeño cepillo dental en el bolso o en un bolsillo. Hay algunos en el mercado que son muy pequeños y pueden llevarse de manera muy discreta. Tras la comida, una breve visita al baño y listo, dientes limpios y aliento fresco. Pero sabemos que es complicado, así que hay otras maneras de evitar que queden restos de comida entre los dientes.

El primer consejo es llevar hilo o seda dental. No es tan complicado como llevar un cepillo y puede resultar muy útil después de la comilona, para retirar los restos más grandes y que pueden causar molestias. Un trozo de carne que se queda entre los dientes puede llegar a producir una inflamación de las encías, así que mejor eliminarlos cuanto antes.

Después de pasarse el hilo dental, no está de más hacer unos enjuagues, aunque sea con el agua del grifo. Esto ayudará a arrastrar el resto de residuos de la comida. Si el enjuagüe se acompaña con el frotamiento de los dientes con un dedo, (bien limpio, claro), se puede conseguir un resultado todavía mejor.

Si después se toma un chicle sin azúcar, la limpieza es todavía más efectiva, ya que la masticación produce una salivación que ayuda a neutralizar el ácido. Y en cuanto se pueda, ¡a cepillar bien los dientes! Y no olvidar que incluso en esos momentos tan llenos de eventos gastronómicos, hay que seguir la rutina de limpieza. Y así se podrá disfrutar mejor de todos los manjares que hay para probar.

Leave a reply