Llagas y aftas en la boca: evitarlas y curarlas bien

Las llagas en la boca se conocen también como aftas y son un incordio para las personas que las sufren. Pero, ¿por qué se producen? Hay varias causas para que aparezcan estas pequeñas heridas. Se trata de laceraciones que aparecen en las partes blandas de la boca, como el paladar, la lengua (tanto en ella como en la parte inferior) o la cara interna de las mejillas.

Uno de los motivos más comunes y que no suele tenerse en cuenta es el estrés y los nervios. Estos provocan que aparezcan estas molestas heridas que no resultan muy dañinas pero que evitan hacer una vida normal y sana. El dolor impide que se pueda comer bien e incluso consigue alterar todavía más el estado de ánimo de una persona, haciendo que el problema continúe en el tiempo.

Otro motivo de la aparición de estas llagas puede ser el roce con algún diente roto, con una prótesis, o con cualquier tipo de cuerpo extraño que esté en la boca. En este caso es más sencillo, ya que la presencia de las llagas se centrará solo en un lugar, donde se produce ese roce.

De todas maneras, cuando se produce una presencia excesiva de llagas en la boca, hay que visitar al profesional para que determine qué las produce y como se puede solucionar el problema. Siguiendo sus consejos se puede tratar de manera efectiva, consiguiendo que desaparezcan en poco tiempo.

Hay miles de remedios caseros, pero no aconsejamos que se apliquen. Muchas veces se ofrecen de buena fe, pero son remedios que pueden provocar más problemas que soluciones y no es aconsejable que se utilicen sin supervisión médica. Un tratamiento ofrecido por un especialista siempre actuará de manera más eficiente y rápida, y sobre todo, sin causar secuelas.

Leave a reply