Sangrado de las encías, ¿qué hacer para solucionarlo?

A todos nos ha pasado alguna vez. Estamos cepillándonos los dientes y de repente encontramos un poco de sangre en el cepillo. O al aclararnos la boca, nos encontramos con que el agua está manchada de rojo. ¿Debemos preocuparnos? En principio, no. Una ligera inflamación de las encías puede llevar a hacer que sangren sin más. La preocupación ha de llegar cuando este problema se repite durante varios días, más de lo que sería normal en un caso tan ligero como este.

El sangrado persistente de las encías puede significar que existe una pequeña inflamación de estas o que hay realmente un problema grave que puede llevar hasta una enfermedad que hará que perdamos los dientes, casi sin darnos cuenta. El problema del sangrado se debe normalmente a un pequeño trastorno que desaparece con el cuidado normal de los dientes, pero también puede llegar a ser un problema grave.

Lo principal es no perder la calma. Si el sangrado persiste un par de días, en cada cepillado, hay que ir pensando en que será algo más que una consecuencia de un mal cepillado ocasional. Es el momento de visitar Centros Dentalplus y dejar que sean los profesionales los que peguen un vistazo y realicen un diagnóstico acertado.

Este es fundamental para comenzar a trabajar y localizar la causa determinante de lo que está ocurriendo. Problablemente, se trate de una inflamación causada por cualquier pequeño resto de comida que ha quedado entre los dientes. Esto puede provocar que sangren las encías y si no se retira de manera definitiva, esta inflamación no remitirá.

Pero si no existe esta presencia de resto de comida, puede suponer que hay un problema más grave y que causa una enfermedad que se puede convertir en algo más grave y peligroso. La gingivitis o la periodontitis, que se produce cuando no se trata convenientemente la primera, pueden hacer que se pierdan todas las piezas dentales. Así que hay que tener cuidado con esto.

La mala higiene dental y el consumo de alimentos no adecuados, además del alcohol y el tabaco, entre otras sustancias, pueden llevar a la aparición de estos problemas. Sobre todo, hay que recordar que se han de limpiar los dientes al menos tres veces al día y que el consumo de sustancias dañinas como el tabaco o el alcohol pueden traer consecuencias muy malas para los dientes y la boca.

Leave a reply