¿Sangras cuándo te cepillas los dientes? ¡Precaución!

Los dientes necesitan un cepillado varias veces al día y esto se ha de hacer con energía, de manera que el cepillo tiene que arrastrar toda la suciedad que queda en ellos. Pero a veces este cepillado puede llegar a provocar un ligero sangrado de las encías. Vale, puede ser que sea un poco de irritación provocada por el propio cepillado, y en este caso no debe preocupar demasiado. Una vez finalizado el cepillado, suele parar el sangrado y no es importante.

Pero a veces, ese sangrado dura algo más de lo normal y además, se produce de manera cada vez más habitual. La inflamación de las encías puede ser algo aislado o un hecho más continuado. Esta inflamación que dura más de lo esperado puede ser un síntoma de otra enfermedad o una molestia que puede ser algo grave.

Las encías sangrantes pueden deberse a una enfermedad que afecta a las encías, provocando esta inflamación y que el mínimo roce del cepillo provoque ese sangrado. La enfermedad más común de las encías es la gingivitis. Esta inflamación es lo menos grave que puede ocurrir. Hay una inflamación que provoca el sangrado y aunque no reviste mucha importancia, es importante controlarlo cuanto antes y evitar que el problema vaya a más.

La periodentitis es un paso más adelante en las enfermedades de las encías. En este caso, las encías se contraen y el esmalte de los dientes puede ser atacado por los ácidos provocados por la acción de las bacterias. Cuando esta periodentitis va un poco más allá, las encías se retraen mucho más y las piezas dentales se van soltando, provocando que exista el riesgo de que caigan.

No es necesario acudir al dentista si las encías sangran un poco, pero si el problema persiste, se puede considerar que no es algo normal y que se tiene que tomar medidas para solucionar el problema cuanto antes. En Centros Dentalplus estamos preparados para ayudarte a solucionar todas estas cuestiones relativas a la salud de tu sonrisa.

Leave a reply