Selladores, una solución para combatir la caries

El peligro al que se enfrentan los dientes con una mayor frecuencia es la caries. Esta enfermedad afecta a los dientes y produce que el esmalte de los dientes se vaya estropeando y las bacterias puedan acceder al interior de los dientes y se inflame el nervio que se encuentra protegido normalmente dentro de la pieza dental. Pero hay maneras para evitar que la acción de los ácidos creados por la placa bacteriana dañen la parte más delicada de los dientes.

La parte masticatoria de los dientes premolares y molares tienen varias fisuras en las que se introducen restos de alimentos que luego ayudan a formar la placa bacteriana que ataca al esmalte. Aunque exista una buena higiene dental, es posible que acabe afectando al esmalte dental y se produzca la tan temida y problemática caries.

Con los selladores, el especialista puede evitar que se introduzcan estos restos de alimentos en las fisuras y se evita el riesgo de que la acción de la placa bacteriana acabe afectando al esmalte. Son unas pequeñas placas plásticas que actúan como un barniz y evita la entrada tanto de restos de comida como de bacterias en estas diminutas fisuras, previniendo futuros problemas.

El sellador cubre el diente en la parte superior y evita que la placa bacteriana reciba el suministro de nutrientes que necesita para estar activa y evita que el daño vaya a más. Es funcional al 100%, ya que cubre completamente el diente y no deja pasar a los restos de alimentos, por lo que se evita el riesgo de caries.

Para aplicar los selladores, es necesario limpiar bien la superficie donde se van a aplicar, dejando el esmalte preparado y listo para que se añada. Después se prepara el diente para que el agarre del sellador sea total y seguidamente se aplica.

Uno de los grupos de usuarios a los que se aconseja aplicar los selladores dentales es a los niños, ya que las piezas definitivas son muy frágiles en esta primera etapa de crecimiento y su aplicación evita la presencia de caries.

Leave a reply