Tratar y curar las llagas de la lengua

Las llagas en la boca, sobre todo en la lengua, son una molesta consecuencia provocada por una gran variedad de motivos que nos fastidian el día. Estas pequeñas heridas pueden aparecer en la cara interna de los labios, en la cara interna de las mejillas, en la lengua o en el paladar blando. La causa puede ser desde haber comido un alimento excesivamente salado, ácido o simplemente, una bajada de defensas a causa del estrés nervioso o una propensión debida a la herencia genética.

Un mordisco mal pegado mientras se come o el ácido de la piña, por poner un ejemplo, pueden ser los causantes de este problema. No solo es doloroso, sino que además es molesto y produce un malestar que crea inseguridad a la hora de comer que resulta muy incómodo.

La lengua es uno de los puntos más delicados, y por ello, de los más molestos. Las llagas pueden tardar un tiempo en desparecer, así que las molestias pueden continuar durante bastante tiempo. Hay remedios caseros para hacer que sanen con más rapidez, si no existe ningún problema más grave añadido.

Unos enjuagues con agua tibia con sal ayuda a desinfectar la zona, sin producir las molestias que puede causar un enjuague comercial, en el que la presencia de alcohol es bastante intensa. Si las molestias persisten y se mantiene una correcta higiene dental, es recomendable acudir al dentista y pedir una cita para que el profesional realice una revisión que descarte problemas añadidos.

Con esta revisión, el dentista podrá ver si hay alguna enfermedad que vaya más allá de la simple irritación de la zona y en caso de que exista algo así, podrá aconsejar un tratamiento para hacer que las llagas en la boca o la lengua se curen y su presencia no represente ningún problema.

Leave a reply