¿Qué debes hacer cuando te duele una muela?

Ante esta pregunta, solo hay una respuesta que puede ser válida, efectiva y que puede eliminar el dolor de manera definitiva: hay que acudir a tu dentista, para que realice el diagnóstico preciso y comience el tratamiento que permita eliminar la infección que provoca ese dolor en la zona de los dientes o las encías. Con su ayuda y siguiendo sus instrucciones, será sencillo evitar la infección o inflamación y evitar el dolor.

Pero si el dolor llega de improviso y no se puede acudir de manera inmediata al dentista, hay una serie de trucos que pueden servir para calmar o aliviar ese dolor y permitir hacer una vida normal hasta que se pueda acudir a la consulta.

Hay varios remedios caseros que no eliminan el problema de manera inmediata, pero sí que ayudan a hacer algo más soportable el dolor. Veamos como controlarlo y hacer que sea más soportable esa espera hasta que el especialista pueda mirarlo bien.

Uno de los más antiguos remedios contra el dolor de muelas es utilizar un enjuague bucal con alcohol. Lo mejor es utilizar un licor de alta gradación, pero no ingerirlo. Se ha de mantener en la zona de la boca infectada o inflamada, para que ejerza su función desinfectante y analgésica. Después, se ha de escupir, no tragar, para evitar el efecto del alcohol y además, sacar fuera del cuerpo la suciedad que exista en la boca.

El ajo es otro alimento que puede utilizarse para desinfectar la zona afectada y hacer que disminuya el dolor. Colocando un trocito de un diente de ajo en la zona, también funciona para hacer disminuir la inflamación. Para estas ocasiones también se puede utilizar un algodón empapado con agua oxigenada, con el que se puede limpiar la zona afectada y eliminar así la suciedad y dejar que la inflamación se reduzca un poco.

No son soluciones que eliminarán de raíz el problema, pero ayudarán a mantenerse activo y sin tanto dolor hasta que llegue el momento en que el especialista pueda diagnosticar el problema y poner solución. Recuerda que se puede evitar este problema limpiando con frecuencia los dientes, tanto con seda dental y el cepillado tras cada comida. Una buena higiene puede evitar todos estos problemas y hacernos disfrutar de una buena salud bucodental.

Leave a reply